Carrito

0

Su carrito esta vacío

Ve a la tienda

Agua miselar

$11.000,00 $10.000,00

Lava tus manos: Antes de comenzar, asegúrate de que tus manos estén limpias para evitar cualquier contaminación del producto. Agita el frasco (si es necesario): Algunas marcas de agua micelar recomiendan agitar el frasco antes de usarlo para asegurarte de que las micelas estén bien mezcladas. Aplica el agua micelar...

Oferta especial

  • En Stock
  • Envío gratis en artículos seleccionados*
  • Aliado mercadopago
  1. Lava tus manos: Antes de comenzar, asegúrate de que tus manos estén limpias para evitar cualquier contaminación del producto.

  2. Agita el frasco (si es necesario): Algunas marcas de agua micelar recomiendan agitar el frasco antes de usarlo para asegurarte de que las micelas estén bien mezcladas.

  3. Aplica el agua micelar en un algodón o pad: Vierte una cantidad suficiente de agua micelar en un disco de algodón o una almohadilla desmaquillante. No es necesario empaparlo completamente, pero asegúrate de que esté lo suficientemente húmedo para realizar la limpieza.

  4. Limpia tu rostro: Pasa suavemente el algodón o la almohadilla por tu rostro, comenzando desde el centro y moviéndote hacia afuera. Puedes usar movimientos suaves y ascendentes para limpiar la piel. Presta atención a las áreas donde sueles aplicar maquillaje, como los ojos y los labios.

  5. No es necesario enjuagar: El agua micelar generalmente no necesita ser enjuagada de la piel. El micrófono

  6. Repite según sea necesario: Si sientes que aún tienes maquillaje o impuro

  7. Sigue con tu rutina de cuidado de la piel: Después de usar el agua micelar, puedes continuar con tu rutina de cuidado de la piel habitual. Esto puede incluir la aplicación de tónicos, sueros, cremas hidratantes y protector solar, según tus necesidades y preferencias.

El agua micelar es conocida por ser suave en la piel y adecuada para la mayoría de los tipos de piel, incluyendo la piel sensible. Sin embargo, como con cualquier producto, es importante prestar atención a cómo tu piel reacciona y ajustar tu rutina según sea necesario.